El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA hizo entrega este viernes en San Sebastián de los Reyes de un contingente de 44 de bicicletas a la ONG olVIDAdos. Estas bicis serán enviadas a las masificadas comunidades de refugiados asentadas en la isla griega de Lesbos con el fin de servir como medio de transporte o, sobre todo a los más pequeños, también de ocio.  Sportlast y Tacx, firmas patrocinadoras de los proyectos deportivos de la Fundación Contador también han querido sumarse a esta iniciativa con donaciones de material. En el caso de Sportlast, con cuatro cajas de calcetines y medias de compresión. Por parte de Tacx, con 300 botellines.

La ínsula helénica, ubicada cerca de la costa turca, ha estado en primera línea informativa durante los últimos meses debido a la situación extrema en la que se encuentran unos precarios asentamientos donde malviven miles solicitantes de asilo. El campo de Mória, concebido originalmente para unas 2.000 personas, acabó sobrepasando seis veces su capacidad.

“En unas instalaciones pensadas para 2.000 personas había más de 13.000. Y en unas condiciones deplorables, sin agua desde el pasado mes de septiembre. Viven en una situación límiete Hay mucha gente que lleva mucho tiempo sin poder acicalarse o lavar sus ropas”, explica Olga San Martín, una de las cofundadoras de olVIDAdos. La ONG madrileña, a través de instituciones y organizamos de la Comunidad Foral de Navarra ya puso en marcha un primer envío de alimentos y material a comienzos de este mes.

Esta situación de superpoblación agravó las carencias de unas instalaciones ya de por sí muy deficitarias y sirvió como caldo de cultivo en el que se desarrollaron diferentes conflictos sociales, en el contexto de la emergencia sanitaria por el COVID-19, que se concretaron a comienzos de septiembre en un pavoroso incendio, con varias réplicas posteriores provocadas, que redujeron a cenizas todas sus instalaciones. Pese a los trabajos de reasentamiento y reconstrucción, las fuertes lluvias de comienzos de octubre agravaron las penurias inundando varias zonas.

En el entorno de los asentamientos de refugiados, sobre importantes extensiones de terreno, las bicicletas cobran una gran importancia en la organización y distribución de las ayudas, señalan desde olVIDAdos. Seur, colaborada con Bicis para la Vida a través de su Fundación, ha sido la encargada de recoger y hacer llegar a Bicis para la Vida todas estas monturas que ahora tendrán una segunda trayectoria vital en uno de los lugares más necesitados del continente. Con las bicicletas también se distribuyen varios kits de reparación para poder mantenerlas plenamente operativas. “Todos los apoyos son importantes y necesarios para darle continuidad a los proyectos”, agradece San Martín.