La tercera donación del proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA se concretó durante este viernes 28 de febrero en la localidad tarraconense de Tortosa. Ángel López, responsable de logística de la iniciativa, hizo entrega de diecinueve bicicletas a la Asociación ACRES, con sede en esta población capital de la comarca catalana del Baix Ebre.

ACRES, acrónimo de Ayuda a Colectivos en Riesgo de Exclusión Social, es fruto de las inquietudes de un grupo de profesionales del ámbito social en el entorno de la población tarraconense con respecto a la situación de los menores extranjeros no acompañados (MENAS) en el momento en el que alcanzan la mayoría de edad.

Este equipo de voluntarios consideraba que estos jóvenes quedaban absolutamente desasistidos de manera repentina e idearon un proyecto, AMAL, a través del cual atender algunas de sus necesidades. Su plan de acción colabora estrechamente con dos entidades como Cáritas o Blanquerna, que ayudan en los acompañamientos y facilitan los pisos donde reside la quincena de jóvenes, con edades comprendidas entre los 18 y los 20 años y procedentes en su mayoría de Marruecos.

A través de esta donación, ACRES podrá poner en marcha con estos chavales una serie de actividades relacionadas con el ocio y con el transporte no sólo en la población de Tortosa, sino también en diferentes puntos de su alfoz; actividades que, en suma, permitan ahondar en una mejor transición de la minoría de edad a la edad adulta en un entorno controlado, con asesores y personal cualificado. 

“El objetivo fundamental es minimizar su situación de vulnerabilidad y exclusión social que están expuestos al ser expulsados del sistema de protección al cumplir la mayoría de edad”, señalan desde ACRES.