El Centro de Educación Especial Severo Ochoa de Alcorcón, en la Comunidad de Madrid, ha sido el último destino donde el proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA de la Fundación Alberto Contador ha donado material. Concretamente, dieciocho bicicletas que fueron entregadas el pasado viernes por Ángel López, responsable de logística del proyecto, y tanto Martín como Sergio, en representación de la AMP. El centro organizó una pequeña recepción en su salón de actos. La más calurosa de las bienvenidas en un ambiente lleno de alegría y expectación.

Las bicis irán destinadas a los proyectos educativos y pedagógicos del centro, uno de los más veteranos de la Región. El CEE Severo Ochoa inició su andadura en octubre de 1983, en una zona de la población que ha cambiado mucho en su morfología, ya que originariamente aún albergaba campo donde se desarrollaban labores agrícolas e incluso ganaderas. Ese entorno no especialmente urbano que mantuvo durante años ha consolidado sin lugar a dudas el firme compromiso del centro con la divulgación de la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. Una temática muy presente en su proyecto curricular.

Carlos Macías Jiménez, secretario del centro, descubrió la existencia de Bicis para la Vida by ŠKODA a través de Internet y buscando información a través de la Fundación Seur, otro de los grandes apoyos que hacen posible esta iniciativa.  “Vamos aponer en marcha junto con los tutores una o dos sesiones semanales por clase para que los chicos usen las bicicletas. Además, contamos con el apoyo de nuestro equipo de enfermería y de fisioterapia. Algunos alumnos sí saben montar, pero otros no. Les hemos pedido autorización a sus padres y tutores para que podamos trabajar también con los que no saben y puedan aprender”, explica.

Macías, además, avanza la puesta en marcha de un interesantísimo servicio de préstamo. “Con este programa lo que queremos que los chicos, con su respectivo carnet preparado al uso, puedan llevarse una bici a casa el viernes y la devuelvan al lunes. Así pueden seguir montando en bicicleta y por supuesto también hacerlo con su familia. Estimular, en suma, una actividad recreativa, lúdica y saludable. No todos tienen bici o medios o lugares para tenerla”.