La flota de bicicletas del proyecto Idemticos sigue acercando a todos aquellos interesados al ciclismo adaptado. La última experiencia ha sido la protagonizada por Juan José de los Ríos, un joven con daño cerebral que ha estado iniciándose en el manejo de un triciclo adaptado.

“Yo, antes de mi accidente, montaba en bicicleta regularmente. Cuando intenté volver a montar, sufrí una caída que me dejó tres meses en reposo… Por eso me parecía imposible volver a montar en una bicicleta que no fuera una bici estática, montar en una bici de verdad”, explica Juanjo. “Tengo que confesar que cuando monté estaba aterrado. Pero a los cinco minutos ya había logrado cogerle el truco. Sé que me falta un poco aún, pero ha estado muy bien. El triciclo me parece fenomenal”.

“Estoy muy agradecido de esta experiencia. Alfredo es una persona con una gran calidad humana y una empatía brutal”, concluye. “Juanjo al principio estaba muy nervioso por la sensación de moverse en el triciclo. Pero en cuanto se hizo con él luego no paraba y estaba muy contento. Y lo más importante, con ganas de repetir”, aporta por su parte Alfredo Sánchez, uno de los responsables del proyecto.

Juan José, con el triciclo, o Juan Carlos, con el handbike, han sido los últimos usuarios de un proyecto Idemticos cuyo objetivo es poner a disposición de varios colectivos que integran la diversidad funcional una flota de bicicletas con las que pueden acceder a la práctica y el descubrimiento de este deporte. Las actividades del proyecto Idemticos están abiertas a cualquier persona, sin distinción de sexo o edad, e inicialmente se desarrollan en los horarios de la Escuela de Ciclismo Plaza Éboli con el apoyo y la supervisión de un monitor.