Nueva normalidad, nuevas donaciones. El proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA entregó dieciséis bicicletas a los Dragones de Lavapiés, mucho más que un mero club deportivo. “La idea de Dragones siempre ha sido hacer comunidad a través del fútbol, aprovechando la diversidad del barrio, afirmaba Jorge Bolaños, presidente del club en un reciente reportaje publicado en Marca. El acto se celebró este jueves 2 de julio, en la que era la primera entrega desde que se decretó el estado de alarma.

Los Dragones de Lavapiés nacieron en 2014 con una clara vocación por estimular la integración de las numerosas familias emigrantes asentadas en el barrio, sin olvidar a las que se encontrasen en exclusión social. Casi 40 países están representados entre los dos centenares de jugadores que se distribuyen entre las diferentes categorías, tanto chicos como chicas. Hay dragones. Y hay dragonas.

La actividad balompédica ha ido mucho más allá con la puesta en marcha de actividades culturales y recreativas con los jóvenes. Con el cese de la actividad económica debido al coronavirus el club se ha convertido en un canalizador de ayuda para los más afectados económicamente. Los daños colaterales de la emergencia sanitaria. Una gran labor social la de los Dragones con la que ha querido colaborar Bicis para la Vida by ŠKODA. La entrega de las bicis, en la que no se perdieron de foco las medidas preventivas, deparó una mañana muy festiva.

“Desde que nació Bicis para la Vida by ŠKODA hemos repartido varios centenares de bicicletas tanto en España como en Marruecos y Senegal, y han sido muchas las vivencias y los momentos inolvidables. Experiencias muy especiales. Pero esta visita a los Dragones de Lavapiés ocupa sin duda un lugar especial entre todos ellos. Es la primera entrega de bicis que se hace desde que estalló la emergencia del coronavirus. Pero también por descubrir y agradecer la gran labor que hacen los Dragones de Lavapiés no sólo por su barrio, sino por la sociedad”, reflexiona Paco Romero, responsable de Bicis para la Vida by ŠKODA.