Un joven madrileño natural de Ciempozuelos con una lesión medular, Juan Carlos Quintana, comenzó a descubrir el ciclismo adaptado de la mano del proyecto Idemticos que impulsa la Fundación Contador a partir de su Escuela de Ciclismo Plaza Éboli.

De la mano de Alfredo Sánchez, uno de los responsables del proyecto y con mucha experiencia en el campo del ciclismo para personas con diversidad funcional, Quintana se adentró en las particularidades de la handbike.

Era la primera ocasión en la que Quintana se montaba en una handbike y tuvo la oportunidad de circular con ella en un circuito cerrado donde mejorar sus destrezas.

A través del proyecto Idemticos, la Fundación Contador pone a disposición de varios colectivos que integran la diversidad funcional una flota de bicicletas con las que pueden acceder a la práctica y el descubrimiento de este deporte.

Las actividades del proyecto Idemticos están abiertas a cualquier persona, sin distinción de sexo o edad, e inicialmente se desarrollarán en los horarios de la Escuela de Ciclismo Plaza Éboli.