Pulmón capitalino, espacio verde único en el mundo, sede de múltiples pruebas deportivas que han tenido y tienen en deportes como el ciclismo, el atletismo popular, el triatlón o el mountain bike algunas de sus más célebres manifestaciones (inolvidable, en este sentido, fue aquella edición de récord en cuanto a asistencia de espectadores de la Copa del Mundo de bicicleta de montaña que acogió mediada la década de los años 90), la Casa de Campo es uno de los principales lugares de esparcimiento de los ciudadanos de la Villa y Corte y las poblaciones vecinas.

En su entorno, después de la cesión de las instalaciones por parte de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid a la de Políticas Sociales y Albergue, el albergue juvenil Richard Shirrmann se ha convertido desde el pasado mes de febrero en un Centro de Acogida para MENAS (acrónimo de “menores extranjeros no acompañados”). Medio centenar de jóvenes, en su mayoría magrebíes y subsaharianos, residen en estas instalaciones que comenzaron a prestar su nuevo servicio el pasado 11 de febrero, gestionadas por la Fundación Diagrama.

Desde este lunes 18 de marzo su día a día tiene un nuevo aliciente de la mano de la donación de quince bicicletas que ha efectuado el proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA, una entrega que ha revolucionado a la chavalería por lo inesperado de la misma y por las posibilidades que les plantea en cuanto a esparcimiento. Uno de los fines del proyecto es el de ayudar a colectivos desfavorecidos, algo que se cumple con creces en este caso. Jóvenes menores de edad que han huido de sus hogares, por múltiples motivos, y han llegado a un suelo europeo donde viven sin absolutamente ningún recurso. Una donación que busca tanto acelerar su adaptación como estimular y promover diferentes labores educativas.

María Barrios Rivera, de la Fundación Diagrama: “En este centro tenemos cincuenta menores con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años. Estamos muy agradecidos con esta donación. Las bicicletas las vamos a usar fundamentalmente para hacer actividades. La ubicación del centro, junto a la Casa de Campo, nos va a permitir hacer paseos. También algunos de los chicos, y es algo que tenemos que valorar más adelante en función de la distancia que tengan que recorrer, aunque no creo que haya problema alguno, nos han transmitido que quieren usarlas para ir a su centro escolar, los que estén escolarizados, o para desplazarse a sus diferentes cursos”.

Paco Romero, responsable del proyecto Bicis para la Vida by ŠKODA: “Ha sido muy gratificante poder ver en primera persona el excelente trabajo que está desarrollando la Fundación Diagrama con los chicos menores en el centro. Para nosotros es un auténtico placer poder colaborar y ayudar, facilitándoles bicicletas (las primeras que va a tener en este centro) con los que van a poder practicar deporte, además de servir a los profesores como método educativo y formativo, que a su vez ayudará en el desarrollo personal de estos chicos que vienen de vivir situaciones muy desfavorables. Ha sido emocionante ver la ilusión con la que ellos han recogido las bicis, y durante el tiempo que hemos estado en el centro, verles disfrutar haciendo uso de las mismas. Esta donación de bicicletas a través de nuestro proyecto Bicis Para la Vida sigue demostrando el compromiso de la Fundación Alberto Contador con la sociedad y con los colectivos más desfavorecidos”.